Los dividendos de las acciones de los oleoductos están aumentando a medida que aumentan los precios del petróleo. Aquí está cómo jugarlo.

Las sanciones a Rusia están trastornando los mercados mundiales de energía, elevando el petróleo crudo por encima de los 100 dólares el barril y elevando los precios de la gasolina en EE. UU. a un promedio de 4,30 dólares el galón, casi un 50% más en el último año.

También ha convertido al sector energético en una superestrella este año. De los 11 sectores en el S&P 500, la energía se ha destacado, superando al resto del mercado con una ganancia del 32%, frente a una caída del 7% en el S&P 500.

Las acciones de infraestructura energética, incluidas las empresas de oleoductos, transporte, almacenamiento y logística, han obtenido una rentabilidad media del 16,6 %, según el Alerian Midstream Energy Index. Eso podría no verse muy bien en comparación con el sector energético más amplio.

Pero las empresas de infraestructura no son tan volátiles ni están estrechamente relacionadas con los precios del petróleo crudo como las empresas de exploración y producción o E&P. Las empresas de infraestructura también tienden a pagar dividendos más altos, con un rendimiento promedio del 5,6 % frente al 4,3 % del sector energético del S&P 500.

Además, el sector midstream ha pasado por una mala racha y ahora se ve financieramente más saludable con muchas empresas que reducen la deuda, se enfocan en el flujo de caja libre y reajustan sus dividendos, luego de los recortes de pago en 2021 en medio de una recesión energética.

“Los acontecimientos geopolíticos de este año han reforzado nuestra perspectiva positiva sobre el sector”, dijo Gabriel Moreen, analista de Mizuho, ​​en una entrevista. “Los mercados de materias primas se han ajustado, las mejoras en el flujo de caja han sido más rápidas de lo que esperábamos y los equipos de gestión están haciendo los movimientos estratégicos correctos en torno al capital, con aumentos de distribución, recompras de acciones y desapalancamiento”.

Los altos precios del crudo y la disminución de los suministros de Rusia también podrían ser un incentivo para una mayor producción nacional, lo que beneficiaría a los oleoductos, el almacenamiento, la logística y otros segmentos intermedios.

Inscríbase al boletín

Revisión y vista previa

Cada noche de lunes a viernes destacamos el…

..
LEER MAS

Recommended For You

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *